Komunikazioa eta etika

Herrigintza,Komunikazioa

FullSizeRender.jpg

Kolonbian nagoen honetan, aspaldi buruan dabilkidan gai bati buruz idazteko bultzada eman didate urriaren 2an FARCen eta Kolonbiako gobernuaren arteko bake akordioaren  gaineko erreferendumaren kanpainek: komunikazioa eta etika.

FARCen eta Kolonbiako gobernuaren arteko akordioaren aldeko nahiz aurkako kanpainak lehia bizian ari dira sare sozialetan: txio bat bi minutuko. Sekulako indarra jartzen ari dira, bi aldeek ondo baitakite asko dagoela jokoan. Honaino igualtsu ari dira bi aldeak.

Edukia eta tonoari dagokionez, ordea, oso diferenteak dira. Baiezkoaren aldeko kanpaina muga etikoen barruan dagoela esango nuke; ezezkoaren aldekoak, ostera, muga etiko guztiak hautsi ditu, nere ustez.

Euskal Herrian ere badauzkagu muga etikoak hausten dituzten kanpainak, adibidez:

Hiru kanpainen artean antzekotasun handiak daude:

  • Gezurra (atez ateko herrietan saguak daude nonahi)
  • Egiantza
  • Nahasmena (euskara askatasunean)
  • Tono bortitza

Atez atesoren kasuan erasoak eta mehatxuak ere izan ziren Lezon, Pasaian, Hernanin, Usurbilen, e.a.

Nere ikuspegitik, kontrobertsia sozial bat gauza positiboa da komunitate jakin batek aurrera egingo badu. Eta kontrobertsia horretan lanean ari diren taldeek bere onena eman behar dute gauzak bere aldera eramateko, baina horrek ez du esan nahi gizartea psikologikoki erotu arte tenkatu behar denik. Hori da Kolonbian ikusten ari garena eta Gipuzkoan ikusi genuena, esaterako.

Espektakulu politikoari buruzko postean esaten genuen bezala, komunikazioan aritzen garenok muga etiko batzuen barruan burutu behar dugu gure lana, gure erantzukizun sozialaren parte delako. Inozokeria izan daiteke batzuen ustez, kontutan hartuta inguruan ikusten dena, baina nere aldetik behintzat ez det inoiz muga horiek gainditzeko beharrik izan neronen edo nere bezeroen helburuak betetzeko, ez eta beste aldeak muga etikoak hautsi dituenean ere.

Arduragabekeria galanta iruditzen zait gizartea lehertzeraino probokatzea arrazoi faltsuen eta nagusitasun mediatikoaren bidez, eta hauxe denez gure eguneroko ogia aldaketa sozialaren alde ari diren taldeen kasuan, taldeok ohi baino prestakuntza handiagoa behar dute gisako xafla zamatsua gainetik kendu, gauzak bere alde jarri eta gainera ekarpen jator bat egiteko dagokion gizarteari. Hori egin ezean bi aukera bakarrik gelditzen zaizkie taldeoi:

  • amore eman
  • ahitu arte protesta egin bidaideak lehenago edo beranduago frustratzeraino
  • komunikazio-estrategia antietikoak jorratu, gizartea modurik itsusienean polarizatuz

Zein da zure aukera?

Gogoeta-ontziak eta Komunikazioa

Komunikazioa

e-services-think-tank.jpg

Dagoeneko ez badakizu, Think Tank edo gogoeta-ontziek eragin garrantzitsua dute AEBko nahiz Europako politikangintzan, zer esanik ez Hego Amerikan. Taldeon kezka nagusietako bat komunikazioa izaten da, komunikazio politikoa, komunikazioak rol garrantzitsua jokatzen duelako dominazio-sistema iraunarazteko bi dimentsio ezberdinetan:

  1. Epe luzean, erreprodukzio ideologikoa da kezka nagusia, sistema ekonomikoa eta soziopolitikoaren arteko ibilbideak paraleloak izan daitezen, betiere konkordantzia kulturala zainduz. Alde horretatik, produktu kulturalen ekoizpenari erreparatzen zaio (liburuak, telebista saioak, zinea, arkitektura, museoak, musika, e.a.), komunikazio politikoari berari baino gehiago. Boteredunek nahiz boterea eskuratu nahi dutenek, beti behar dute jarduera kultural bizi bat bere burua legitimatzeko eta bere egitasmo politiko-ekonomikoa burutu ahal izateko.
  2. Epe motzean, komunikazio politikoa da kezka nagusia, bere hiru dimentsiotan: hauteskundeak irabazteko komunikazioa, gobernuen komunikazioa eta oposizioaren komunikazioa.

Azken garaiotan George Lakoff izan dugu hizpide askotxok. Lakoff-en lanari esker topatu omen dute AEBko demokratek erreplikanoen ohiko nagusitasuna gainditzeko bidea, eta haren lana ezagutzea ezinbestekoa da egun mundu guztian gertatzen ari dena ulertzeko, komunikazio politikoaren arloan.

Ordea, jende gehienak ez daki Lakoffen lana beroaldi baten emaitza dela, hainbestetan gertatzen den bezala. Gizona nazka-nazka eginda zegoen errepublikanoen nagusitasuna eta demokraten zabarkeriaren aurrean. Izan ere, errepublikanoak hamarkada pare bat zeramaten beren komunikazioa zorrozteko gogo ontziak antolatzen eta, hain zuzen, horien ondorioz nagusitzen ziren.

Zein dira ordea gogo ontzi horiek? Zer diote? Ohi bezala, kontserbadoreak oso diskretoak dira, baina izen pare bat ezagutzea behintzat komeni da, kontserbadoreen lana ezagutzea Lakoffena ezagutzea bezain interesgarria baita, edo akaso gehiago (hori da nere kasua), horrek autonomia ematen digulako gure esparruan bertan borrokatu behar ditugun komunikazio-lerroak indargabetzeko, Lakoffen errezetak itsu-itsuan jarraitu gabe. Kontutan izan behar da Alderdi Popularra edo EAJren komunikazio-lerroak AEBko eta Alemaniako gogo ontzi horien gidalerroen seme-alabak direla, harreman estua baitago horien guztien artean.

Zehazki esanda, bi pertsonen lana jarraitzea gomendatuko nuke. Lehen maila batean, Lakoffen aurkari zuzena-edo izan litekeena, Frank Luntz. Luntz da AEBko errepublikanoen Obama aurreko nagusitasunaren garuna. Bere lanaren ardatza framing  delakoa da.

Bestea, askoz ere maila sakonagoan, Niklas Luhmann daukagu. Autore honen lana interesgarria da, autopoiesis-aren kontzeptua biologiatik sistema sozialetara ekarri zuelako, batetik;  eta bestetik, Talcott Parsons-en ikasle eta jarraitzailea izan zelako hasieran, gero haren lanaren kritika egin zuen arren.

Alderdi interesgarria dela iruditzen zait niri, nere ustez Euskal Herriko ezkerreko abertzaletasunak zein euskaltzaletasunak “herriari” buruz darabilten ikuspegia oso gertu dagoelako Parsons-en ikuspegitik, alegia gizarte modernoak ekarri duen “komunitate galduaren” ikuspegi nostalgikotik. Ikuspegi hori, nere ustez, kultur ideologia oker eta antzu batera eman ditu ezkerreko abertzaleak zein euskaltzaleak, eta hipotesi batean, hori izan daiteke bi taldeon egungo ezintasun politikoen oinarria. Datorren post batean honi buruz arituko gara.

 

 

Los osos panda: el triunfo de las relaciones públicas chinas

Komunikazioa

19824_10153305048797784_7590077261475846793_n.jpg

Seguramente muchos recordaréis aquellas campañas de la iglesia católica en sus parroquias para ayudar a los “chinitos hambrientos”. Era un signo evidente de que el comunismo trae hambre al mundo. ¡Qué triste por dios!

Más tarde empezaron las campañas en los medios de comunicación sobre los orfanatos chinos y sus inhumanas condiciones de vida. Era un signo evidente de que el comunismo era el puro diablo. ¡Los niños, por dios!

Y peor todavía si son niñas, ya que los chinos las ahogan en los ríos del país nada más nacer porque son una carga para los padres. ¡Los chinos odian a los niños y a las mujeres!

Y más recientemente hemos conocido las noticias sobre la inhumanidad de las empresas chinas y las condiciones de trabajo en ellas, las cuales llevan a sus trabajadores al suicidio después de extenuantes jornadas de trabajo haciendo iPhones.

¿Cual ha sido la reacción de los chinos a todas estas campañas de difamación a lo largo del tiempo?

La semana pasada se conoció la noticia de que el oso panda ya no es una especie en peligro de extinción, y todos nos alegramos por ello, ya que sería una pena que estos adorables animales, tan queridos además por los niños, se extinguiesen.

Pues bien, en mi opinión, el oso panda es una de las estrategias de comunicación más inteligentes y exitosas de las últimas décadas en el mundo, un caso que debería ser estudiado con mucha atención por aquellos que se ven sometidos a fuertes ataques contra su imagen pública, especialmente cuando estos ataques son sistemáticos, es decir, cuando forman parte de una estrategia deliberada de reposicionamiento, y cuando estos ataques ocurren en la esfera sociopolítica (feministas, ecologistas, independentistas, etc).

En primer lugar, hay que subrayar que los chinos no centraron sus esfuerzos en negar las acusaciones, es decir, no alimentaron las acusaciones, simplemente las dejaron correr para que hiciesen su camino ellas solas con su propia energía.

Segundo, no puedes protestar y patalear cuando alguien te suelta una verdad en la cara,  menos cuando se trata de niños, en un país en el que los niños son un tesoro, culturalmente hablando. Y el spin tampoco es una opción, no insistas. Ponte las pilas y remedia la situación.

Tercero, no puedes ganar una discusión sobre los niños, forman parte de los intocables de la cultura. Tampoco puedes ganar una discusión sobre los derechos de las mujeres o los trabajadores. En la cultura occidental, son intocables, y punto. Punto final.

¿Qué puedes hacer entonces? Hay diferentes opciones, claro, y una de ellas es la que nos enseñan los chinos: contraatacar en el mismo terreno, el de la protección de la vida, pero en otro ámbito. Aquí aparecen los osos panda y el centro de reproducción de Chengdu, en el que estuve hace poco tiempo y que inspiraron esta reflexión.

Los pandas son una estrategia de relaciones públicas del gobierno chino para combatir las principales líneas de ataque contra su imagen pública internacional. Estas líneas tienen en común la idea de que China y el comunismo son una amenaza para la vida. Son una versión más elaborada y delicada que las líneas empleadas contra el “terrorismo”, dadas las circunstancias, aunque su génesis es la misma (cuando digo circunstancias me refiero a las relaciones diplomáticas, comerciales y sobre todo militares, ya que China se escapa del alcance militar occidental).

Así, los pandas son, por una parte, un canto al esfuerzo por preservar la vida y, por otra, salvar la vida en el planeta, en un momento en el que la opinión pública occidental se estremece al ver a los activistas de Greenpeace jugarse la vida en los océanos de medio mundo por salvar las ballenas, evitar los vertidos nucleares, etc. La inteligencia cultural y situacional de la campaña china es simplemente admirable, porque además, incluye el componente infantil de un modo inesperado y con un éxito desmedido. ¿Cuántos osos panda hay en los dormitorios de los niños occidentales? Cada uno de esos pandas en los dormitorios de los niños occidentales es una pieza de merchandising de las relaciones públicas chinas, lo cual proporciona recorrido a la campaña china y consigue llegar hasta el ámbito íntimo de las familias occidentales.

Además, los chinos han hecho ubicuo su mensaje regalando pandas a todos los zoos del mundo y obteniendo así réditos incalculables por publicity en todos los medios imaginables (locales, internacionales, sensacionalistas, revistas del corazón, medios deportivos, institucionales, etc.) haciendo de China una nación simpática.

Y finalmente está el Centro de Reproducción de Chengdu, que recibe cientos de miles de visitas al año de personas de todo el mundo, incluida la propia China, pues el impacto de esta campaña tiene también un componente interno.

Conclusiones

  1. Las relaciones públicas son un arma política extraordinaria cuando se aplican con sentido estratégico, es decir, cuando atienden acertadamente al contexto cultural y coyuntural de los públicos a los que van dirigidas.
  2. Hay que tener pìel y ser deportivos cuando te cantan las cuarenta y tienen razón. Corrige los problemas y busca otra vía. Hazte cargo de tus responsabilidades y asume las consecuencias de tus actos sin echar la culpa  a otros.
  3. No combatas los intocables de la cultura. No insistas, no le digas “el terrorista eres tú” ni te desgañites en denunciar el terrorismo de Estado; no digas que “el desempleo es violencia”. Las palabras no son solo palabras, son marcos mentales que conforman relatos en los que ya están asignados los papeles del bueno y el malo. Cada vez que invocas esos marcos, aunque sea para negarlos, te estrangulas un poco más, no importa cuántas personas pongas de tu lado, no serán suficientes para salir de la trampa. Es una batalla perdida. No insistas.Y lo que es pero: mientras reproduces estos marcos pierdes la oportunidad de atacar sus posiciones a través de otros marcos.
  4. Busca un terreno adecuado para construir  tu imagen pública de acuerdo con tu visión estratégica y aliméntala regularmente reproduciendo sus constantes narrativas de acuerdo con cada cambio de época, cada contracción cultural. De lo contrario te convertirás en un cacharro viejo e inútil, un estorbo, y le habrás fallado a la comunidad a la que sirves. Y eso no es lo peor; lo peor es que serás un instrumento perfecto para la derrota porque tu comunidad no querrá abandonarte y se hundirá contigo. Piénsalo.

El espectáculo político

Komunikazioa

Ferdinand-Bongbong-Marcos-Mandaluyong-Manila_MILIMA20160505_0463_3.jpg

En el post anterior, Alternativos y alternativas, había prometido escribir sobre el espectaculo politico, así que vamos con ello.

Generalmente se utiliza el concepto de “espectáculo político” o “política espectáculo” de un modo peyorativo, sobre todo por parte de la izquierda, para calificar el modo de hacer política de la derecha y sus medios de comunicación afines. Esta protesta pone el acento en la idea de que la escena política no es un combate justo, racional y genuino entre argumentos, tal y como corresponde a una sociedad moderna. Así, la izquierda se queja de la excesiva simplificación de la política, del maniqueísmo, de la manipulación, del populismo, de la demagogia, etc. Si no me equivoco, el origen del concepto es un trabajo de Guy Debord, cuyo nombre es La Sociedad del Espectáculo, uno de esos libros a los que hay que volver de vez en cuando.

Es decir, se maneja la idea de que la sociedad moderna se basa en la razón, no en la manipulación, en la superstición, la religión, la magia, los símbolos o los ritos, como en las sociedades pre-modernas.

En primer lugar, para que ese supuesto fuese cierto, las personas tendríamos que disponer de la misma información y las mismas capacidades de análisis y elección racional de unos argumentos frente a otros, pero todos sabemos que esto no es así, unas veces por razones de desigualdad social y otras por puro desinterés personal. En esta visión idealista, la la política debería ser un libre-mercado de ideas en el que cada individuo haría una selección de lo que más le conviene tras sopesar racionalmente cada idea disponible en dicho mercado. De este modo los obreros, por ejemplo, no votarían a los partidos políticos que representan a su enemigo de clase objetivo y la izquierda sería mayoritaria en las elecciones. Fácil ¿no?

Sin embargo, hay motivos para pensar que las sociedades modernas necesitan incluso de un mayor arsenal simbólico que las llamadas sociedades pre-modernas o pre-racionales. Esos motivos tienen que ver con la complejidad de las sociedades modernas, donde la estratificación social, el conocimiento científico,  los cambios en el modelo de familia, las luchas de género, las instituciones, etc. hacen comparativamente más difícil la comprensión del conjunto social que nos rodea y el papel que jugamos en él. Esta dificultad cognitiva nos llevaría a la necesidad de simplificar y condensar el conjunto social a través de símbolos y rituales modernos que pasarían inadvertidos pero que estarían en conexión directa con nuestro inconsciente colectivo. Es decir, necesitaríamos atajos cognitivos para comprender la realidad social de modo intuitivo y así poder movernos en ella sin el stress que supondría analizar detalladamente cada aspecto relativo a la sociedad en la que vivimos. Esta es la tesis que defiende David I. Kertzer en su libro The Power Of Rites.

Podríamos hablar de las tardes de fútbol o de las fiestas patronales, pero para no salirnos de nuestra área de interés, podríamos echar un vistazo a cualquier campaña electoral para defender esta tesis y ver hasta qué punto es útil o no para quienes están en la arena política. Así, en cualquier campaña electoral se pueden ver grandes banderas que son contratos sociales, atriles que son púlpitos, confeti que es gloria de reyes, lugares sagrados como el árbol de Gernika que dan fe de nuestro compromiso con el grupo, etc. Y todo eso se hace con la sana intención de obtener publicidad gratuita en los medios de comunicación de masas y de conectar así con el gran público tocando aspectos conscientes y emocionales que muevan a las personas a votar a un partido determinado. Todos los partidos políticos emplean estas técnicas, sean de izquierdas o derechas, coas lógica y normal.

En un día de campaña, por ejemplo, podemos ver a un político de derechas besando a un niño sirio por la mañana y visitando a las fuerzas armadas por la tarde, lo cual sería una muestra incontestable de manipulación y espectáculo político inadmisible en una sociedad moderna racional, de acuerdo con la visión con la izquierda. Pero desde el punto de visto simbólico esto es perfectamente lógico y coherente, ya que el político en cuestión estaría tocando aspectos esenciales de nuestro inconsciente colectivo como son el liderazgo y la protección del grupo de pertenencia, la nación.

La izquierda no es ajena a estas prácticas y por eso causa sorpresa que se deje caer por lugares comunes de este tipo, criticando infantilmente el espectáculo político y pretendiendo ser la versión pura de la humanidad. ¿Qué tiene que ver una manifestación masiva con un debate racional de ideas? ¿Por qué aparecen en las manifestaciones bertsolaris, zanpanzar, ikurrinas gigantes, fotografías de presos, etc? ¿Qué pinta un aurresku en un mitin político? ¿Qué pinta un cantante famoso en un vídeo electoral? ¿Qué hace un político como Xabier Mikel Errekondo sujetando unos libros pesados en la tribuna de oradores del parlamento español? ¿Qué hace una política como Onintza Enbeita vomitándoles a sus señorías en la cara que “en su coño y en su moño manda ella”? ¿Acaso no es eso una forma de convertir la palabra en acontecimiento y el acontecimiento en espectáculo político? ¿Qué sería de todos esos acontecimientos si los medios de comunicación de masas no se hiciesen eco de ellas? Insisto ¿qué tiene que ver todo eso con un debate racional de ideas?

Por tanto, la izquierda no es ajena al espectáculo político y más nos valdría a todos que en lugar de hacer pucheritos con estos temas aprendiese a trabajar con ellos de la manera más productiva posible. Y cuando digo espectáculo político no me refiero a un show cutre para darle gusto al cuerpo, salir en YouTube y satisfacer a los fanboys del partido, sino de una estrategia de comunicación calculada para conectar con la audiencia en los términos definidos por la estrategia política.

¿Y qué hay de los aspectos éticos, me preguntas?

En mi opinión no hay una sola faceta de la acción política que no tenga implicaciones éticas, de modo que en esta cuestión hay que actuar dentro de los estándares éticos definidos por el grupo, igual que en cualquier otra.

Alternativos y alternativas

Komunikazioa

En el último post de este blog hablábamos sobre la comunicación política en Sudamérica y, más en concreto, sobre la comunicación política de la izquierda en general y la izquierda abertzale en particular; y decíamos lo siguiente:

En general, pienso que la izquierda no se da cuenta de que no se puede cambiar el sistema desde dentro del mismo sistema político, pero tampoco desde fuera de la sociedad, es decir, de la cultura.

En este sentido, a la izquierda le gusta presentarse como alternativa, contracultural, irreverente, etc. Entiendo perfectamente lo que significa el concepto, pero no entiendo que esta cuestión salte al discurso público de la izquierda y mucho menos entiendo las aberraciones que dicho concepto ha originado en cuanto a comportamiento y estilo de comunicación.

Por una parte, considero que es autorreferencial pero irrelevante para la sociedad (en la cúspide de este problema tenemos perlas como “izquierda alternativa”, “sare herritarra”, etc); por otra, contribuye a proporcionar una imagen sectaria de la izquierda, como si esta  no fuese más que una tribu urbana en busca de visibilidad. Por un simple mecanismo de atribución, la sociedad confunde la parte con el todo y esto tiene un impacto directo en la (des)motivación de los sectores que la izquierda pretende movilizar, pues en general no nos gusta quedarnos al margen de la sociedad, algo completamente normal. ¿Recuerdas cuando la TODO el mundo pensaba que TODOS los estudiantes universitarios se pasaban TODO el día fumando porros y jugando a cartas en la cafetería de la facultad?

Pienso que la izquierda confunde identidad e imagen, hasta el punto de olvidar y hasta despreciar todo lo relativo a la gestión de la imagen, más allá del diseño gráfico, el cual es absolutamente irrelevante si no hay una gestión estratégica y holística de la imagen (juro que quería evitar esa palabra). Así, son frecuentes las referencias negativas al espectáculo político como una forma antinatural de hacer política (este será el tema del siguiente post) cuando resulta que la mayoría de su accionar político es puro espectáculo político (manifestaciones masivas, ruedas de prensa masivas, cantar bertsos en el Congreso, etc).

Personalmente tengo que decir que no me gusta ser alternativo, ser la alternativa, estar en el rincón, estar en los márgenes. Prefiero estar en el centro y hacer que sean ellos los que estén en los márgenes y mantenerlos allí hasta obligarles a transformase para ser parte parte del sistema político.

Pongamos un ejemplo. En las sociedades del norte de Europa, las llamadas culturas femeninas, su sistema político no tiene más remedio que moverse en el marco de oportunidad política definido por valores culturales de responsabilidad mutua y protección de la comunidad, porque esa es la base de la cultura. De este modo, los partidos liberal-conservadores deben también moverse en parámetros sociales y, en cierto sentido, socialistas. No es algo ajeno a nosotros; también EAJ-PNV se refiere a la doctrina social de la iglesia católica para explicar políticas liberales moderadas o típicamente socialistas, entendiendo por socialistas todas aquellas cuestiones relacionadas con la igualdad, los derechos sociales, etc. Pues bien, sin entrar a valorar la influencia real de la doctrina social de la iglesia católica en las políticas de EAJ-PNV, lo cierto es que dichas políticas tienen que ver con la base cultural en EH, que al igual que la mayoría de Europa Occidental también es de carácter femenino-protector-inclusivo, y la correlación de fuerzas que de ella se deriva.

Por tanto, me surgen dos preguntas:

  • ¿Qué sentido tiene ser alternativo o contracultural si la base de la cultura en la que opera la izquierda en EH es eminentemente favorable a las ideas que defiende?
  • ¿Por qué la izquierda desprecia semejante ventaja política y se retira a los márgenes de la sociedad cuando puede ocupar el centro de modo completamente natural y obtener el control político institucional desde allí?

Mientras la izquierda insista en ser alternativa, contracultural, etc., será derrotada y no habrá cambio social ni cambio político, obligando a una parte de los sectores populares favorables al cambio a dinámicas de combate marginales que conllevan dosis de represión y sufrimiento absolutamente innecesarias, y obligando a otra parte a votar a cualquier otra alternativa política con más influencia política real.

Reflexiones políticas a vuelapluma tras cuatro meses en Sudamérica

Komunikazioa

En general, pienso que la izquierda no se da cuenta de que no se puede cambiar el sistema desde dentro del mismo sistema político, pero tampoco desde fuera de la sociedad, es decir, de la cultura.

En este sentido, cabe indicar que, a mi modo de ver, se le llama estrategia al esfuerzo por articular ambos espacios de modo productivo para los objetivos políticos. Este es, en mi opinión, el pozo sin fondo de la Izquierda Abertzale en EH y en otros lugares.

En lugar de estrategia, la izquierda insiste en vomitar consignas trilladas y en reprochar que “si la gente no se entera de lo que pasa REALMENTE es porque no quiere”. Y yo me pregunto: ¿entonces para qué queremos a la izquierda?

Por eso, la izquierda ha construido aparatos y rutinas de propaganda que taladran el cerebro de la gente contando las virtudes de sus programas sociales y polarizando de paso a la sociedad en torno a dichos programas (y malinterpretando a Laclau, dicho sea de paso, ahora que el populismo cotiza alto). Es decir, se dedica a subir el volumen en lugar de articular una estrategia persuasiva ganadora.

En este sentido, cabe recordar cuatro cosas:

Primera. Un programa electoral no es una LISTA de programas sociales, sino un marco de referencia moral que posiciona un modelo social como más deseable y eficaz que otro, siendo dichos programas un vehículo para tal fin.

Segunda. Cuando estás en la oposición hablas de política, pero cuando estás en el gobierno hablas de economía, es decir, de cómo administras los recursos de la gente porque para eso te han elegido.

Tercera. La omnipresencia mediática es perjudicial y contraproducente, caso de Chaves, Cristina Fernández de Kirchner o, para el caso, Arnaldo Otegi porque cansa a la audiencia y facilita el trabajo de desgaste de los medios afines al bloque de clases dominante.

Cuarta. Crear medios de comunicación social es una tarea importantísima de la estrategia, pero no para usarlos como aparatos de propaganda, sino para sustituir a los medios de comunicación dominantes en los hábitos de consumo mediático habitual de la gente, con todo lo que eso significa en cuanto a estrategia editorial, branding, etc. Por eso, los medios no son vanguardia, sino retaguardia, ya que  actúan como salvaguarda de un sistema moral que constituye el telón de fondo cultural del combate  político convertido en espectáculo (ojo, las sociedades modernas son menos racionales y más propensas a la manipulación simbólica que las antiguas, por su mayor complejidad y adquisición cognoscitiva).

Esta es la razón por la que el discurso, en términos académicos, o la estrategia de comunicación, en términos más operativos, aparece continuamente como el factor decisivo en EH, Escocia o Cataluña (no hubo MENSAJE a favor del SÍ en ninguno de los dos referéndums).

En el caso de EH el problema es aún mayor, pues la izquierda abertzale atraviesa una crisis de identidad tan incomprensible como exagerada, que confunde a la gente tanto dentro como fuera de su territorio natural. En este punto existen algunos problemas que son tan irritantes como sintomáticos:

Uno. Un discurso hiper-ideologizado que demuestra una falta de compromiso total y completa con la audiencia, pues no hace el más mínimo esfuerzo por adaptarse a ella (no sólo hay que escuchar, como reclama Arnaldo Otegi de una manera bastante condescendiente, naif y poco creíble; también hay que ser remitente). En este sentido, cabe preguntar: ¿A quién le habla la izquierda abertzale? Un ejemplo de esto es lo que la IA está haciendo con el feminismo, siguiendo el mismo patrón que en otros campos (presos, independencia, etc). En el caso del feminismo, inconprensiblemente, el discurso (consignas, hashtags, etc) gira más en torno al feminismo y las feministas que en torno a las mujeres y la igualdad.

Segundo. Un auto-stop ideológico permanente. Un día somos Irlanda y al día siguiente somos Cataluña; hoy somos abertzales y mañana los abertzales son el problema para la liberación nacional; ayer me levanté desobediente, hoy tengo que hacer un curso acelerado sobre unilateralidad. Se puede decir que la izquierda abertzale está desnortada en identidad, estrategia y discurso y parece que sólo Arnaldo Otegi puede resolver eso, lo cual no deja de ser preocupante, incluso en términos de seguridad personal para el propio Arnaldo. Algún día alguien evaluará acertadamente el daño que el estilo de comunicación de Sabino Cuadra en el parlamento español ha hecho a la izquierda abertzale.

Tercero. El  tono de comunicación amenazante (“hortzak erakutsi”, etc) que dan a veces pena y a veces vergüenza ajena en casa y resulta patético por fuera, dadas las circunstancias. Dejar la lucha armada tiene un impacto en el conjunto de tu lenguaje visual, verbal y actitudinal. 

Junto a esto tenemos la cuestión de la confrontación. Esta palabra se ha convertido en el punto de diferenciación principal de la izquierda abertzale con respecto al PNV. ¿ Cuál es el problema? Pues que según las últimas encuestas la confrontación aparece como el aspecto más discutido por la sociedad vasca (perdona que no incluya ningún link), fruto seguramente de un lógico cansancio al que no le es ajeno el vaivén político de la izquierda abertzale y sus confusos, complicados y variados mensajes políticos.

Conclusión. La izquierda abertzale ha agotado su capital político y ha agotado a la gente, incluida la suya propia, revolucionando el motor a tope cuando el coche está en punto muerto.

Estos son algunos aspectos que perjudican a la izquierda en general y a la izquierda abertzale en particular, en lo que se refiere a lo que llamamos comunicación política, pero ¿Qué relación hay entre todo esto y la estrategia política de la izquierda abertzale aquí y ahora?

Si la estrategia politica de la izquierda abertzale consiste en un pacto con Podemos tras las elecciones autonómicas para posibilitar el derecho a decidir, todos estos problemas de comunicación podrían hacer que la izquierda abertzale no llegue en número de votos para dicho pacto o que tenga que votar a un lehendakari de Podemos, lo cual podría ser un punto de no retorno para su supervivencia política y las esperanzas de libertad de su cuerpo social, dado el hecho de que concurre a esas elecciones, ahora sí, con todos sus efectivos políticos.

Si te ha parecido interesante, deja tu comentario y comparte lo que piensas.

Alperkeria Herri Mugimenduan

Komunikazioa

Esaten dezunean EHko herri mugimenduaren arazo nagusia alperkeria dela, ingurukoek harriduraz begiratzen dizute. Izan ere, mugimendu horren ezaugarri nagusiak lana eta sakrifizioa izan dira.

Alperkeria ez da, ordea, ordu-kopuruekin soilik neurtzen, izan badaudelako beste alperkeria mota batzuk. Horietako bat sinismen propioen kaskagorkeria da: gure esperientzia eredugarria jotzen dugunez, ez dugu uste gogor lan egin behar dugunik arazoak enfoke berriekin konpontzeko.

Zure sinismenak huts egiten ari direnean eta arazoak muturraren aurrean eztanda egiten, bi aukera dauzkazu: ukatu edo onartu. Ukatzeko estrategia bat disonantzia kognitiboa da, hau da, inguruan dauzkazun informazioak “selektiboki aukeratu” errealitateak zure ikuspegia berresten duela erakusteko (zenbat ordu ez genituen eman sare sozialak CIAren konspirazioa zirela demostratzen), eta bide batez, arazoaren muina beste leku batean jartzen duzu: jendearen konpromiso eza. Hau da, arazoa ez da zuzendaritza politikoak ez duela bere lana egiten ikuspegi berriak integratzeko, arazoa da jendearen konpromiso eza. Saihetsetik.

Hor kanpoan, gainera, enfoke eta gauza berri asko dago eta herri mugimenduko zuzendaritzek lan asko daukate enfoke horiek banan-banan aztertzen hasteko. Gaixuak. Zuzendaritza batean zaudenean zaila da inguruan ibiltzen diren enfoke berri horien guztien artean aukeratzen eta aldi berean etsaiari aurre egiten, baina hori da zure lana.

Zein enfoke edo ideia berriri egin kasu gehiago, zeini gutxiago? Aukera ugaritasun horrek erabaki-paralisia eragiten du, eta, ondorioz, isuri kontserbadorea eta konfirmazio-isuria nagusitzen dira, talde gero eta itxiagoak eraginez.

Zer egin orduan? Nola erabaki zein ideia berriri kasu egin eta zeini paso egin, hau da, nola ekiditen ditugu erabaki-paralisia eta isuri kontserbadorea herri mugimenduan?

Informazio berriak iristen direnean batzuk errezagoak dira ulertzen beste batzuk baino. Psikologoen arabera, errezago ulertzen direnak garrantzitsuagotzat jotzen ditugu, eta horietan konzentratzen gara, baita azkar batean integratu ere.

Adibidez, diseinu grafikoa integratu dugu baina oraindik ez gara enteratu komunikazioa eta jende askorengana iristea ez direla gauza berdina. Bigarren kontu hau askoz ere kontzeptu konplexuagoa da, eta seguruena gure ikuspegiak aldarazi egingo lituzke, diseinu grafikoak eta modazko beste kontu batzuek ez bezala.

Ta holaxe, dagoeneko modan dagoena integratzea da gure berrikuntzaren mailarik gorena. Jakina, erantzukizuna asko arintzen da horrela, asko; hainbeste, non niri behintzat erantzukizun eza handia dagoela esateko gogoa ematen didan.

Punta-puntako jendea ez izatea ez litzateke arazo izango gero integrazio hori egiten benetan jende saiatua bagina, baina ikusi zer egin dugun sare sozialetan eta atera kontuak: azkenekoak izan ginen bertaratzen eta gero modurik traketsenean ibili gara.

Zer egin beraz informazio berriei egin behar zaien arreta-maila neurtzeko?Hementxe arau bat: ulertzeko zailagoa den informazio berria garrantzitsuagoa da erreza dena baino.

Horrek ez du esan nahi informazio koplexu horri heldu eta gainerako guztia utzi behar dugunik, baina gutxienez ez genituzke gure lanaren aspektu kritikoak bazterrean utziko hurrengo krisia heldu arte.

Erabaki onak hartzeko abilezia ez da gauza erraza, baina zure burua ikusten duzunean leku guztietara hamar urte beranduago iristen, orduan kezkatzen hasi beharko zenuke. Ezin dugu gauden lekutik mugitu gure arazoen iturburu den pentsamendua aldatu gabe. Askotan esan dugun bezala, pentsamendu aldaketa aldaketa soziala da, baita barne mailan ere.

7 gauza gertatu zitzaizkidan zintzoa izaten hasi nintzenean

Inspiratu


Zintzotasunari buruz aritzen garenean, orbainei buruz ari gara, jendeari benetan lagundu nahiak ekartzen dituen orbainei buruz, alegia. Zintzotasunaren alternatiba itxurakeria da, taldearen onarpen merkea.

Adi, hauxe gertatuko baitzaizu zintzoa bazara benetan estimatzen duzun jendearekin:

1. Jendeak hitza erretiratuko dizu

Zure familiak berak hitza erretiratuko dizu, baita lagunek ere. Zer esanik ez lankideek eta bezeroek. Zure harreman-sare guztia lausotu egingo da, eta lehen zure lagunak zirela harro aldarrikatzen zuten horiek, Suediari begira jarriko dira orain zure izena mahai gainean agertuko denean.

Zintzo mintzatu behar zara, beraz, baina puntu jakin bateraino bakarrik: ez duzu inor mindu behar. Haatik, inor mindu gabe arazoak azpimarratzeko abilezia garatu baduzu ere, hitza berdin-berdin erretiratuko dizute, besteen mina zure kontrolpetik at dagoelako.

2. Jendeak pentsatuko du zure buruaz beste egiten ari zarela

“Hortik ez duzu ezer aterako eta galtzen aterako zara” esango dizute. Ahoa irekitzen duzun bakoitzean, zure buruari tiro egiten diozula iritziko diote.

3. Jendeak pentsatuko du ero zaudela

Zure lagunei galdetuko diete ematen duen bezain ero ote zauden.

4. Jendea beldurtu egingo da

Kalifikatiboak ugarituko dira: harroputza, nota,… baita okerragoak ere.

5. Jendearen denborapasa izango zara

Jendeak bere gezur txikiak sinisten dituen bitartean zuk zintzo jokatzen baduzu, nabarmendu egingo zara, nahi eta nahi ez. Hasieran vouyerrak direlako etorriko zaizkizu, baina gero (h)egiaren bila etorriko zaizkizu, jakin ederki dakitelako gezur batean bizi direla. Txalolandian bizi dira, beren propaganda sinetsita bizi diren hooliganen erresuma. Horregatik, zure iritzia jakin nahiko dute, errealitatea non dagoen jakin nahiko dutelako. Zure idatziak aztertu eta isilpean gordeko dituzte, baita zabaldu ere, bere lana izango balitz bezala. Hooliganen erresuman, alperren orpotik ibiltzen dira Protagoras eta Azkarkilloak.

6. Jendeak aintzat hartuko du zure aholkua

Jendea behin eta berriz etorriko zaizu aholku eske, ez halabeharrean zurekin bat datozelako, baizik eta jakin badakitelako bihotzez mintzatzen zarela eta ez asmo komertzialak bultzatuta. Akaso ez diezu soluzioa zerorrek zuzenean emango, baina bideratu egingo dituzun itxaropena izango dute.

7. Askatasuna lortzen duzu

Hasieran orbain-kateen gatibu izaten gara. “Hautagai hori gustatzen zaidala esaten badut, nere lagunek ez dute ondo hartuko” pentsatzen duzu. Eta “hau egiten badet, besteek zera pentsatuko dute”. Beti berdin. Baina piskanaka orbainen nondik norakoa deskubritzen hasiko zara eta orduan zure bidetik apartatu egingo dituzu, gero eta urrunago. Azkenerako, ezereza izango dira. Bapatean, zure bizitzaren jaun eta jabe bihurtuko zara.

Askatasun horren segizioan arituko zara orduan. Ez dugu inoiz askatasun osoa lortzen, gustatu egiten zaigulako maila batean bederen zerbaiti lotuta sentitzea, baina umea gurasoekin nola, halaxe ibiltzen gara gu gure orbainekin, distantzia neurtzen, atzera eta aurrera, jostari, harrapatuzale. Halako batean, orbainak oso urruti daudela konturatuko zara, eta benetako askatasunaren plazera sentitzen hasiko zara. Ederra da hori, gero.

Eskerrik asko, Martin Pacek, inspirazioagatik.

Jatorrizko testua James Altucher.

Zenbat balio du marka batek?

Komunikazioa

 

Cevital taldeak 25 milioi euro eskaini ditu Fagorren marken truke. Marka horien artean daude Brandt, De Dietrich, Sauter, Vedette eta Easy Cook. Fagor ez.

Zergatik ez Fagor?

Kutxabankeko presidente Mario Fernandezen hitzak dira hauek:

(sobre Fagor) Tenía todo el sentido del mundo, en el momento en que se hizo, adquirir una marca francesa. Para llegar a un determinado estrato social medio-alto en sitios como Reino Unido o los países nórdicos es más fácil entrar con una marca francesa que con una de Mondragón (…) Ahora hay mucha gente muy lista (…) Hacer la quiniela después de terminada la jornada es muy fácil.

Berriz, zergatik ez Fagor?

“Una marca de Mondragón” hori kezkagarria da, gainera, Kutxabankeko nagusiaren ahotik esanda. Mario Fernandezek nonbait ez du konfiantzarik Arrasateko enpresen lehiakortasun gaitasunean, baina konfiantza falta hori ez dagokio gaitasun produktiboari, baizik eta eskaintza bereizgarri bat osatzeko gaitasunari, alegia markagintzari.

Nondik dator konfiantza falta hau?

Gatozen atzera Cevital enpresaren asmoetara.

Fagorren markak erosiz marka horien merkatua erosi nahi du Cevitalek. Alegia, kontsumitzaileek marka horiekiko duten atxekimendua erosi nahi du, etorkizunean marka horren azpian dauden produktuak erosten jarraituko dutelakoan. Marka hauen erosketa, beraz, INBERTSIO bat da Cevitalentzako, baliabide ukiezin batean egiten den inbertsioa: 25 milioi euro, hain zuzen ere.

Adi, beraz: inbertsio handiak ez dira baliabide produktiboetan egin behar soilik. Markak ere inbertsio handia behar du enpresa lehiakorra izango bada. 

Espainiako Estatuko abokatuak ezetz esan dio akordioari, bi arrazoiengatik, Frantzian egiten ari denaren bidetik:

  • markak merkeegi saldu nahi dira (70 milioi balio omen dute)
  • marka horien salmenta negoziaziorako erabili behar da, lanpostuak eta gaitasun produktiboa ere salbatzeko.

Hara zer dion Estatuko Abokatuak:

Y es que, descontadas esas marcas, añade, «los restantes activos (plantas y maquinaria en Euskadi) no dejan de tener un valor residual.

Hartara, estatuko abokatuak belarrondoko ederra eman die hemengo agintariei marken balioa ez dutelako egoki baliatu, seguruenik hemengo agintariek ez dutelako balio hori ezagutzen/estimatzen. 

Areago: fabrikak eta makinak hutsaren hurrengoa dira, markak dira zerbait balio dutenak, eta ez gutxi. Iritzirik honetaz norbaitek?